Edición de contenidos con el editor clásico de WordPress – La vida antes de Gutenberg

Edición de contenidos en WordPress con el editor cásico, en computadora portatil

Una de las actualizaciones y nuevas funcionalidades de WordPress más importantes de los últimos años ha sido el nuevo editor de contenidos que lleva el célebre nombre de «Johannes Gutenberg« (Siempre me ha gustado cómo los chicos de WordPress nombran sus aplicaciones). Esta nueva característica de WordPress no se trató solamente de actualizar la apariencia del editor clásico, sino de un hito que vino a introducir el concepto de «bloques», y que al principio no se entendió con claridad de parte de autores y usuarios frecuentes de la herramienta de edición de contenidos.

Para muchos quienes llevábamos años utilizando WordPress con el editor clásico, la primera impresión al enfrentarnos a Gutenberg pudo ser perturbadora, pero luego con la exploración de la herramienta y gracias a la curiosidad que nos llevó a entender el propósito de la nueva herramienta, y la tendencia de cambios a los que nos está dirigiendo WordPress, ya se hace más cómodo y hasta puede llegar a gustarnos lo suficiente para tomar la decisión de dejar atrás el editor clásico de manera definitiva.

¿Qué se necesita para entender y asimilar el cambio?

El asunto clave y principal para entender la razón de ser de Gutenberg es el nuevo concepto de trabajo por bloques.

Así, lo que anteriormente concebíamos con un nuevo párrafo (Cuando terminábamos una idea, escribíamos el punto a parte y dábamos a Enter) ahora es un nuevo bloque. Y esto, tanto desde el punto de vista visual, funcional, como desde la manera en que se escribe el código en segundo plano. Con el editor clásico podemos redactar tal y como lo hacemos en cualquier procesador de textos, como lo son Microsoft Word, Doc, de Google o Libre Office Writter.

Tal y como nos enseñaron en la escuela, con el editor clásico debemos escribir el título de la entrada, en el campo asignado para ello. Luego, más abajo el editor nos ofrece el área de redacción en donde procedemos a escribir cada párrafo asegurándonos de dar un enter para que se cree y completo el código HTML en segundo plano que le dice a WordPress que eso será un párrafo. Este código son las etiquetas <p></p> de HTML.  En este editor es también muy fácil insertar imágenes entre los párrafos de nuestra entrada. Tan solo poníamos el cursor en donde queríamos que aparecieran, y presionábamos el botón «Añadir objeto». Con eso, se abre la galería de Medios, se puede seleccionar la imagen, se le pueden añadir sus atributos alt y descripciones, y listo.

Si queríamos insertar listas ordenadas o desordenadas, tan solo, y tal como en Microsoft Word, debíamos presionar el ícono de listas, y ya podíamos enlistar elementos. En resúmen, esta es la manera de funcionar del editor clásico de WordPress.

Nuestro punto de vista en ViralPyme

Desde mi punto de vista, es mejor que Gutenberg, considerando que concentra la atención e redactar y editar el texto, y no en diseñar o componer la apariencia de la entrada. Esta es la principal diferencia entre ambas herramientas. Gutenberg por su parte, además de permitir escribir e insertar elementos multimedia como el anterior editor, también ofrece la opción de agregar no solo bloques de texto, de subtítulos, de listas, sino también de añadir acordeones, zonas de pestañas, carruseles de imágenes, y muchos otros elementos de diseño y usabilidad. Si esto te recuerda a cómo funciona Elementor, pues es correcta la relación mental que estás haciendo. Gutenberg está dirigiéndose a ser un builder tal como lo es Elementor, pero oficial, de los mismos creadores de WordPress.

El editor clásico de WordPress permite a autores y editores concentrarse en escribir, y dejar los asuntos de diseño en manos de diseñadores y desarrolladores, y al theme mismo que se esté utilizando, más bien que añadirte una distracción y preocupación extra como en Gutenberg.